El Festival Món Heroic del Bruc quiere entender cuáles son los referentes heroicos actuales y por qué lo son. Por qué cada sociedad y época los crea y destruye continuamente. Qué tiene que hacer una persona o un colectivo para que se los considere héroes. Y sobre todo, para qué necesitamos héroes.

El Bruc se define como la heroica e invicta villa del Bruc y esto es porque la historia moderna del Bruc está asociada a la leyenda del Timbaler (Tamborilero). La Guerra del Francés o Guerra de la Independencia dio pie a la creación de múltiples relatos heroicos, el más famoso de ellos fue el Timbaler; el chico valiente que tocando el timbal ayudó a ahuyentar al enemigo, salvando de este modo su tierra.

Los héroes y heroínas, y los relatos sobre ellos, son creaciones socio-culturales, políticas, historgráficas, literarias, religiosas, pictóricas, cinematográficas, etc. Los héroes son un reflejo de nosotros mismos y de nuestras sociedades. Representan todo lo que tememos, que deseamos, que valoramos y también todo eso que nos gustaría poder ser y no somos. Son espejos distorsionados de una sociedad. Conociendo los héroes de una sociedad podemos entender muchas cosas.

El Festival Món Heroic del Bruc quiere ser un espacio en el que poder abordar interdisciplinariamente cómo son los héroes, tanto los pasados como los actuales. Un espacio en el que a través del cine, el comic, la literatura, los videojuegos, la escultura, la pintura, la política, la historia y muchos otros para hablar de las razones de ser de los héroes. Ellos contienen parte de nosotros, ya sea un nosotros real, imaginario, imposible, deseado, trascendental o temido.

Si tuviéramos que definir un héroe tendríamos que hacerlo a través de personajes muy diferentes. Algunos seria héroes por razones políticas: el poder político impone sus héroes y algunas veces los impone. Otras veces, a menudo vinculadas al poder político, lo serían para una determinada confesión religiosa. De hecho, las tradiciones religiosas tienen múltiples héroes y heroínas. También podríamos encontrar los héroes de creación artística, producto de la pura imaginación de sus creadores que han enlazado elementos reales con la potenciación de lo que es imposible, es el terreno de la ficción: los superhéroes. Pero las sociedades tienen héroes mucho más cercanos, como los deportistas, los que realizan verdaderas hazañas para llegar al límite, más allá de lo que pueden hacer la mayoría de los mortales.

Un héroe ha de poder conectar con la gente y por eso tiene que representar sus mismos sueños, anhelos, deseos y al mismo tiempo tiene que tener capacidad de sufrir. Tienen que ser vulnerables de algún modo. Superman, por ejemplo, es cercano en la mesura que pueden hacerle daño y le pasan cosas que nos pasan a todos. Sin embargo, un héroe expresa intencionalidad para un propósito. Si se tiene que sufrir, que sea para un motivo, unos valores.

Parte del éxito del héroe es su economía de pensamiento. Una vez construido, una vez aceptado socialmente, no son necesarias grandes explicaciones para seguir que preste sus servicios. El héroe actúa como aglutinante social, lo vemos formando parte de identidades nacionales y políticas. Las patrias tienen héroes. La construcción del héroe es una inversión que ser rendibiliza fácilmente pero que es una pieza simbólica muy potente. Por estos motivos, podemos ver homenajes pero también ataques a las estatuas u otras representaciones que nos hablan de héroes. El paso de héroe a enemigo y de enemigo a héroe, forma parte de la animada vida de las figuras heroicas.

La mayoría de nuestros héroes y heroínas son individuales. Individuos que abanderan causas colectivas, como podrían ser Nelson Mandela, Martin Luther King, Clara Campoamor o Juana de Arco. Esta individualización del héroe también está presente en las ideas relacionadas como: el salvador, el líder, el jefe, el ungido, el guía, el crack, etc. Apenas tenemos héroes y heroínas colectivos. A veces encontramos un reconocimiento colectivo, pero no es lo más habitual. No es sencillo ser un héroe, en general nadie quiere interpretar este papel, pero todos queremos tener uno cerca. A veces buscar héroes y heroínas puede amagar la cobardía, la comodidad, las ganas de no responsabilizarse de lo que sucede a nuestro alrededor.

 

 

El Festival Món Heroic, como espacio de debate y análisis, quiere contribuir a pensar cuáles son los héroes y las heroínas contemporáneas, qué valores vemos en ellos, cuáles son las causas colectivas por la que luchan, qué tipo de sociedad y mundo nos proponen y porqué nos reflejamos en ellos.

¿Qué referentes nos proponen nuestros héroes y heroínas?

 

Antonio Madrid- Regidor de Cultura de l’Ajuntament del Bruc